Insumisión a las guerras

Atala: Últimas Coberturas

Una manifestación ha recorrido este sábado las calles de Iruñea denunciando las guerras y sus consecuencias y para apoyar a las poblaciones civiles de los territorios en guerra, a los desertores y a quienes se nieguen a participar en la matanza.

¡INSUMISIÓN A LAS GUERRAS! INTSUMISIOA GERREI!

Aquí estamos otra vez la gente cabezona de Navarra. Las que votamos «No a la OTAN» en el referéndum, que por cierto, ganamos en esta tierra. Los que nos negamos a hacer el Servicio Militar Obligatorio y la Prestación Sustitutoria, y fuimos enjuiciados, perseguidos y encarcelados por ello. Las que nos opusimos al cuartel de Belagua, que acabaron haciendo y luego abandonaron, dejando un edificio en ruinas horrible en medio de las montañas. Los que conseguimos que no se instalara una fábrica de armas en Buñuel y una central nuclear en Tudela, aunque a Gladys le costara la vida. Las que salimos a la calle cuando las Guerras del Golfo y las armas de destrucción masiva que no existían. Y los que todos los años hacemos la Objeción Fiscal cuando toca rellenar la declaración de Hacienda, y acudimos a la Marcha de las Bardenas contra el Polígono de Tiro de la OTAN.
Siempre han dicho que lo nuestro no tenía sentido, que en todas las guerras hay agresores y agredidos, que hay uno más fuerte y otro más débil, que hay uno tiene más razón y el otro menos. Pero nosotras sabemos bien quienes ganan y quienes pierden en las guerras en las que se mata gente joven que no se conoce, y en las que mandan adultos que se conocen entre sí pero que no se matan. Ganan la industria de armamento, la gran burguesía, la policía, el ejército, los tribunales de excepción, las cárceles, y la ultraderecha. Perdemos los jóvenes, mujeres, ancianos, trabajadores, movimientos sociales y todos los proyectos que apuestan por la emancipación, independientemente de su ideología. Nos impiden reunirnos o manifestarnos, prohiben nuestras publicaciones, nos roban el patrimonio, nos mandan al exilio, nos encarcelan, nos violan, maltratan y, llegado el caso, nos fusilan. Toda guerra disciplina a la sociedad de forma autoritaria y es la puerta de entrada al fascismo.
Nos negamos a obedecer pasivamente sin ofrecer resistencia. Nos negamos a sufrir por las víctimas de las guerras sin protestar. Rechazamos la masculinidad forjada en la figura y el mito del guerrero, la colonización patriarcal de nuestras mentes y cuerpos. No queremos convertirnos en seres dañinos y peligrosos, capaces de cometer toda clase de humillaciones y maltratos. No queremos ser cómplices de la violencia sexual contra mujeres de todas las edades, ni del asesinato de personas indefensas.
EXIGIMOS el cese de la invasión rusa y la retirada de las tropas de ocupación. EXIGIMOS respeto para todas las minorías que viven en las diferentes zonas de Ucrania. EXIGIMOS que se acepten las peticiones de asilo de los ucranianos y rusos que desertan de la guerra. EXIGIMOS que que se acoja sin restricciones a todas las personas que huyen de cualquier guerra que haya en el mundo. EXIGIMOS que cese el envío de armas y tropas de países de la OTAN a la zona. EXIGIMOS el desmantelamiento de los paraísos fiscales donde blanquean sus beneficios las industrias de armamento y las oligarquías europeas.
APOYAMOS a las poblaciones civiles de los territorios en guerra, y a los desertores que se nieguen a participar en la matanza. APOYAMOS a quienes en Ucrania y Rusia se autoorganizan con medios de lucha incruentos, practican la desobediencia civil y la noviolencia, y que padecen la represión por oponerse a la guerra; en especial, a los movimientos antimilitaristas y feministas de aquellas tierras. LLAMAMOS a organizar una red europea de apoyo a quienes desobedezcan a la guerra en Ucrania. Y anunciamos que, en cuanto tengamos la oportunidad, DESOBEDECEREMOS las leyes españolas y europeas para acoger en nuestras casas a desertores rusos y ucranianos.
Es momento de organizarnos y salir a las calles porque, de la mano de esta guerra se avecina, otra vez, un recorte de derechos civiles y laborales gigantesco. Y si no le hacemos frente unidos y con las ideas claras, aquí en Euskal Herria, en el Estado español y en Europa, el Capitalismo seguirá solucionando su crisis de acumulación, esa en la que lleva medio siglo, con más guerras, más devastación ambiental, y más sufrimiento para los de abajo.
Nos acordamos de los insumisos de todos los ejércitos y de los desertores de todas las guerras. [euskera] Nos acordamos de todos los muertos de Ucrania, de los pasados, de los que han muerto hoy y de los que van a morir en los próximos días. Nos acordamos de Unai Salanueva, de Kike Mur y de Virginia Garayoa. Nos acordamos de todos los que mueren en tierra de nadie y que son enterrados en ataudes sin nombre.
Con nosotros no contéis para apoyar esta guerra. Ez duzue gure babesa gerra honetan. Gora intsumisioa! ¡Viva la insumisión!

 

Feed

síguenos en RSS

Twitter

síguenos en Twitter