#TarajalGogoan Sin justicia no hay paz.

Atala: Últimas Coberturas

Denuncian las muertes en el Tarajal en su octavo aniversario.
A la denuncia de las por lo menos 15 personas muertas en la playa ceutí de el Tarajal suman la de las “deportaciones exprés” y las de las muertes bajo custodia policial como el caso de Elhadji Ndiaye. Reclaman que no se archive el caso del Tarajal y que se investigue, tanto a los guardias civiles implicados como a las Instituciones responsables.

¡Tarajal, No olvidamos!
Un año más nos reunimos para reclamar justicia por los hechos que ocurrieron en Tarajal. La noche del 6 de febrero de 2014 unas 90 personas intentaban llegar a nado a la playa de Tarajal, en Ceuta. Estas eran perseguidas por una patrullera marroquí, mientras se acercaban a la costa, agentes de la guardia civil española impedían su llegada, disparando alrededor de unas 150 bolas de goma y 5 botes de humo, según los datos que aportaron desde Secretaria de Estado. Murieron 14 personas, dos nunca fueron identificadas y 23 fueron devueltas sin ningún procedimiento a Marruecos.
Jamás olvidaremos sus nombres: Ibrahim Keita, Armand Debordo, Dauda Dakole, Jeannot Flame, Joseph Blaise, Larios Fotio, Nane Roger Chimi, Ousman Hassan, Oumar Ben, Samba Baye, Yves Bilong Martin, Youssouf, Luc. Estas muertes son el resultado de la necropolítica europea que arrebata miles de vidas anualmente, los datos del pasado año 2021 son aterradores, según el informe de Caminando Fronteras en el transcurso del 2021, se han contabilizado hasta 4.404 víctimas siendo la ruta Canaria la más mortífera, de las cuales 229 personas han desaparecido, han muerto 668 mujeres y 205 niños y niñas han perdido la vida, esto representa un aumento de las muertes en un 102.95% con respecto al año 2020.
El caso Tarajal además es un claro ejemplo de racismo institucional al archivarse el caso sin condenar a los agentes implicados en estas muertes. El 27 de julio de 2020 la Audiencia Provincial de Cádiz, ordenó el sobreseimiento libre, el tercer archivo de la causa, que señalaba que los Guardias Civiles investigados no cometieron delito alguno. Por lo tanto, los absuelve sin juicio. En la actualidad, sigue pendiente de trámite el recurso contra dicha decisión que se ha de resolver en el Tribunal Supremo, que deberá decidir si anula el archivo o lo afirma.
Ya son 8 años de injusticia, de impotencia y de vergüenza, 8 años que se suman a más de 3 décadas de muertes sin rostro, sepulturas sin nombre, víctimas sin justicia, frontera sin derechos. No nos cansaremos de exigir que se investiguen y condenen a los agentes e instituciones culpables, que se reconozca y se repare esta memoria colectiva de necropolítica, para que por fin los familiares de cada una de estas personas puedan tener paz y consuelo.
que caigan en el olvido los nombres de quienes fueron abatidas por material antidisturbios en Tarajal, ni de tantas personas muertas bajo custodia del estado, en centros de internamiento, comisarías, centros de menores, en las fronteras o durante el tránsito hacia esta Europa Fortaleza. Señalamos a las instituciones que directa o indirectamente son responsables de la pérdida de sus vidas. Seguiremos exigiendo la derogación de la ley de extranjería, el cierre de los Centros: CIEs, CATEs, CETIs, aunque cambien las siglas no dejan de ser espacios vulneradores de derechos que nunca debieron existir. Exigimos el cese de las identificaciones por perfil racial y las citas trampa en las calles de Iruñea y el Estado Español. No toleraremos discursos de odio contra las personas migrantes que alimenta el racismo y la xenofobia y fomenta el rechazo en lugar de la acogida en nuestra sociedad.
Esta Europa nos avergüenza, es una Europa fortaleza que levanta muros y vallas para separarnos, una Europa que expolia, se abastece y expropia las riquezas del sur pero que impide el paso de todas aquellas personas a las que ha dejado sin recursos. Una Europa hipócrita que externaliza sus fronteras financiando a terceros para que custodien sus muros.
Queremos una Europa abierta a la pluralidad donde se inviertan recursos en acoger y regularizar en lugar de en controlar, detener y expulsar. Hasta que esto se cumpla, seguiremos luchando.
Frente a sus políticas de muerte: hacemos memoria, defendemos la vida y exigimos derechos.

Feed

síguenos en RSS

Twitter

síguenos en Twitter