#SF16 ¡Viva el San Fermín precario!

Publicado en Últimas Coberturas

Una precariedad laboral que durante todos los días de la fiesta podemos encontrar entre quienes buscándose unos ingresos extras, nos aplacan la sed y el hambre con toda clase de bebidas y comidas con la ilusión de un dinero que les permita desahogar en algo la economía familiar, pagarse los estudios universitarios, más ahora que han decidido ponérselo más difícil a los hijos e hijas de la clase obrera con el pago único de la misma, o simplemente sobrevivir parte del año hasta el siguiente empleo precario o la ayuda social que siempre llega tarde y en poca cuantía. Una precariedad que se repite año tras año y que siempre tiene las mismas características: largas jornadas, explotación salarial y muchas de las veces todo ello en una economía llamada sumergida, aunque este bien en el exterior y visible.

Pero la precariedad sanferminera no es solo en la hostelería; quienes viven esos días de trabajar en tiendas, vistiéndonos de blanco y rojo, vendiéndonos en una alborotada Estafeta pañuelos con el santo patrón, camisetas cuyo dibujo se habrá serigrafiado aquí, pero que seguro habrá sido cosida en algún país lejano, también sufren del mismo mal: empleo temporal cuyo final coincide con el de la fiesta, sin cotización, largas y agotadoras jornadas y un salario normalito por decirlo de un modo fino.

Una precariedad, en la hostelería y en la venta textil, que todos aceptamos como un mal menor, en aras de un ingreso extra, al igual que el tópico: “Es lo que hay”. Algo a lo que nos hemos acostumbrado a ver y lo que es peor, a vivir, padecer o entender como normal.

Pero el San Fermín precario, como la sociedad, tiene clases, y dentro de ellas, quizás nuestras afamadas camareras, nuestros vendedores de recuerdos o cocineros de bocatas estén en este caso y por una vez en la parte alta de la pirámide. La parte baja de esta pirámide, corresponde a las personas a las que no queremos ver, vecinos y vecinas que, aunque sin papeles, en la mayoría de los casos, viven y hacen sociedad con nosotras. Hablo de los y las vendedores ambulantes de toda clase de bisutería barata, rosas de plástico y gafas, que más que para el sol, sirven para esconder nuestros ojos de miradas inquisidoras de PTVs mañaneros y familias de bien. Ellas sufren más que precariedad, esclavitud, duermen donde pueden y trabajan entre miradas de desaprobación, vaciles etílicos y persecuciones de agentes del orden. Atrapadas entre un infierno que dejaron atrás y un futuro al que parecen no tener derecho en nuestra solidaria sociedad. Ellas viven solo de eso, de nuestras necesidades fiesteras, como el camarer@ de nuestra sed o el cociner@ de nuestra hambre. Tod@s empujad@s a sobrevivir en precario e intentar sacarle unos eurillos a la fiesta de las fiestas.

¡Qué comience pues el San Fermín precario! Pero antes vamos a denunciar toda esa precariedad, vamos a poner de vuelta y media a un sistema que lo permite. Aunque sea debidamente alejados de la fiesta por la señora Alba, no vaya a ser que los sanfermineros de bien se sientan ofendidos o, peor aún, se conciencien de lo que pasa. Esta vez el martes al sol cambia de lugar, nuestra delegada del Gobierno nos saca de nuestro lugar habitual (frente a Diputación) a Merindades, para intentar invisibilizar lo ya invisible: el San Fermín precario. La cita, este martes 5 de julio, a las 19 horas.

En nombre de la iniciativa por los derechos sociales ‘Los martes al sol’

Feed

síguenos en RSS

Twitter

síguenos en Twitter