¡YA! VILLAVESA A LA CARCEL Denok nahi dugu, inork ez du ordaintzen

Publicado en Últimas Coberturas


A nadie se le ocurriría pensar que se construyera un hospital y que ningún autobús urbano llegara hasta él. La cárcel también es un servicio público al que las personas tienen que acudir por obligación y sin embargo ningún autobús urbano lleva hasta a ella ¿Cómo se puede consentir esto? Esta mañana una concentración convocada por Salhaketa Nafarroa le ha pedido a la Mancomunidad un servicio de transporte público a la cárcel de Iruñea .
Hace casi un año que se inauguro la macro-cárcel Pamplona a bombo y platillo; que si piscina cubierta que si televisiones de plasma. La piscina se quedo vacía, las televisiones se venden a las personas presas a casi 300 euros (¿qué beneficio sacara instituciones penitenciarias?), la calefacción no siempre funciona, se ha reducido el servicio de abogadas de oficio y las actividades de formación, un suicidio y, no solo no se acercan a las personas dispersadas sino que se están transfiriendo gente desde Iruñea a otras cárceles del estado por falta de previsión y dejadez. Tampoco existe transporte publico y no se puede obviar que la ubicación de la nueva cárcel de Pamplona es un acuerdo al que llegaron Gobierno de Navarra e Instituciones Penitenciarias. Durante todos los años de construcción no se ha previsto la necesidad de conectar la nueva cárcel con el centro de la ciudad.
Hasta ahora, todas las instancias que se han pronunciado sobre la solicitud de Salhaketa Nafarroa de implantar un servicio de autobús. (Parlamento de Navarra, Ayuntamientos, Mancomunidad...) han manifestado la necesidad de implantar una línea de autobús urbano hasta la cárcel de Pamplona poniéndose el problema en su financiación y rentabilidad económica. Desde Salhaketa reiteran la necesidad de instaurar este servicio público hasta la cárcel por interés social. Corresponde a la sociedad y a las instituciones reclamar y cubrir las necesidades básicas de las personas sin primar para ello el interés económico.

Feed

síguenos en RSS

Twitter

síguenos en Twitter